Pride mural by THE DRiF for WorldPRide Mural Project window at Macy's Herald Square

THE DRiF, artista del proyecto de murales del Orgullo Mundial en Macy's Herald Square

Artículo

THE DRiF, un artista expresionista abstracto de Nueva York fue uno de los cuatro artistas a quienes se les pidió crear un mural sobre el Orgullo para el proyecto de murales del Orgullo Mundial en las vitrinas de Macy's Herald Square.

Historia

Mi nombre es Reynaldo Rosa. Nací y crecí en Nueva York. Actualmente resido en East Village con mi esposo, con quien estoy casado desde hace 14 años.

Apodo artístico

Mi nombre artístico es THE DRiF.

Antecedentes artísticos

Desde la edad de 14 años he adorado ser una persona creativa. Fui a la escuela de arte culinario cuatro años y luego, también en esa época, me uní a un coro viajero, que me llevó de Canadá a Virginia y Los Ángeles. Cuando eso terminó, me sumergí en la ingeniería del sonido y me enfoqué en eso en la facultad.

Mi pareja y yo somos coleccionistas de arte y nos convertimos en grandes admiradores de los artistas. Ellos eran las personas a quienes admiraba y quienes me empujaron a ser lo que soy hoy. La gente me alentaba a hacer mi propio trabajo y tener confianza en ser yo.

Tener apoyo es realmente importante. Mi [adoptive] padre está súper orgulloso. Cuando tengo dudas, él siempre me empuja a crear y tener confianza para no fallar.   

Arte callejero

Pienso que el arte callejero ha evolucionado al punto en el que las personas incluso ya no piensan en él como de arte callejero. Piensan de esto como arte contemporáneo, en lugar de algo agresivo.

El arte callejero es una instalación que realmente dejaste ir. Lo pones allí y no tienes responsabilidad por él; no puedes realmente preocuparte acerca de él. En mi caso, comencé con adhesivos y personajes, pero eso no es ni cerca de donde mi obra está hoy. Mi trabajo terminó evolucionando en “no pensar, solo hacer” y así es como comenzó a tener la naturaleza abstracta que tiene ahora.

Self-portrait by THE DRiF, muralist for the Macy's WorldPride windows
THE DRiF

Para ser un artista y poner tu arte allí afuera, primero tienes que estar dispuesto a dejarlo ir. No puedes quedarte pegado a él y preocuparte por si alguien se mete con él porque va a ocurrir. Algunos murales que pinté estaban bajo la luz del sol directa. Con los años los colores comenzaron a desvanecerse, y tomaron una vida propia y se convirtieron en parte de la ciudad. Puse adhesivos donde se desvaneció la tinta por completo y se convirtieron en espacios en blanco.

Materiales

Uso pintura en aerosol, pintura acrílica. A veces, esparzo pintura con el aerosol en una taza y la sacudo en la pared y eso tiene una clase de vibra del tipo de Pollock. Pero aprendí que no es muy liberador porque mi muñeca se lastimará. Ahora elijo usar varillas de óleo y acrílico. La obra es sobre la naturaleza del movimiento y no sobre pensar los espacios. También uso citas y cosas que aparecen en mi mente de recuerdos pasados. Como si mi padre trajese algo de cuando era niño (algo de lo que me había olvidado por completo) y lo pondré en una obra. Uno de mis dichos favoritos a los cuales me apego es: “Continúa haciendo”.

THE DRiF and his Pride window mural at Macy's Herald Square

La escala del arte

Comencé con trabajos pequeños, y ahora parece ser siempre a gran escala, más bien enormes, anchos y largos murales. Mi mural más grande hasta la fecha es de 50 pies de largo y 40 pies de ancho. Está ubicado en Elizabeth y Broome. Trabajar en esa escala realmente hace funcionar tu cerebro porque cuando estás en el espacio tienes que imaginar el tamaño y donde van las líneas. Y si se sale del espacio tienes que volver a hacerlo. Entonces es un trabajo increíble, que incluye subir y bajar en el elevador y cepillar y usar las latas de aerosol.

Arte en reciclado

Voy a las negocios de cosas usadas y busco lo que pienso que está oxidado o parece ser lo más viejo o lo más genial. Le preguntaré al dueño de donde viene ese elemento y le pediré que me cuente la historia detrás de él para poder conectar esas dos cosas en mi trabajo.

Arte para la vitrina de Macy's Herald Square

La obra que hice para la vitrina es sobre tener la mente abierta, pero también sobre ser fuerte y aferrarte a lo que eres y ser tú mismo. Siento que todos tendríamos que ser abiertos y todo se trata de igualdad para mí. Eso es lo que noté como portorriqueño que nació con VIH positivo y además ocurrió que era gay. Mis dos padres consumían drogas antes de que yo naciera; así es como contrajeron VIH y me lo pasaron.

Mi infancia fue muy difícil. La gente tiene sus propias presunciones acerca de cómo se contrae el VIH y no se dan cuenta que realmente se puede nacer con él. Yo no nací aquí, en una época en que los medicamentos están disponibles para mí. Entonces, para mí, el mural fue acerca de expresar mis sentimientos acerca de todo esto, cavar hondo en algunos recuerdos realmente depresivos y poner todo sobre el papel.

Yo habitualmente trabajo con negro y rojo, y quizás un par de colores brillantes. Para esta obra, quise mezclarlos para tener un aspecto luminoso y uno oscuro. La mitad de mi mural es realmente brillante y la otra mitad es realmente oscura para representar lo abierto y lo cerrado y como reunirlos es ser justo como soy, tratando de no tener miedo.

En términos más generales, ser parte de un movimiento que ha evolucionado y poder compartir eso con mis amigos y mostrar al mundo que siento que estén cambiando los tiempos es muy importante para mi. Cuando escuché sobre el proyecto fue realmente un momento de libertad, una oportunidad de dejarlo ir y vivir.  

Cómo se siente ser parte del proyecto de la vitrina de Macy’s

Al haber nacido y ser criado en Nueva York, sé lo que es Macy’s. Sé lo mucho que significa para la ciudad. Y como comprador también. No puedo decirte cuántas cosas tengo en mi ropero que son de Macy’s. Macy’s Herald Square te da una oportunidad de experimentar la grandeza de lo que Macy’s es. Es una parada que todos tienen que hacer ya sea que estén de compras o no. Pero también son dos por el precio de uno porque también compras.

Nosotros los artistas salimos la primera noche que descubrimos que los murales estaban colgados. Todo fue vertiginoso para nosotros, estábamos como atolondrados allí, pegados a la vitrina. Fue un momento grandioso. Estábamos muy emocionados. Cuando finalmente vas y ves tu obra por primera vez tú no piensas que va a estar justo allí y en una proporción tan masiva. Es divertido ver a la gente encontrarse con ella como encontrarían el arte callejero. Están tan emocionados y mi padre no podía parar de decir a todos acerca de esta obra.

Esta entrevista fue editada para mayor brevedad y claridad.